Imageniería: Diseñando los bienes y servicios del futuro

Alex Hurtado Zapata
Diseñador Industrial
y de concepto | PHINEAL

2 DE JUNIO, 2017
Los espacios de co-creación están invadiendo los escenarios de diseño de los nuevos productos y servicios. Es claro que esta tendencia no corresponde sólo a una moda o una forma particular de “hacer las cosas”, si no más bien a un método sostenido de trabajo colaborativo y organización del pensamiento colectivo que conduce a mejores resultados a la hora de desarrollar bienes y servicios, tanto públicos como privados. En esta línea de trabajo, la empresa Phineal se aventura con una propuesta vanguardista para el desarrollo de productos y servicios a través de una plataforma de desarrollo colaborativo, donde expone el trabajo a la opinión pública, con el fin de conseguir valor agregado de stakeholders expertos, líderes de opinión, profesionales de diferentes áreas del conocimiento, y lo más importante, los usuarios y el público en general.

Del capitalismo cognitivo a la innovación abierta

La innovación se ha convertido en un término de uso frecuente, un objetivo compartido por empresas e instituciones educativas, y la búsqueda constante de soluciones creativas rige hoy la mayoría de los quehaceres proyectuales. También las diversas disciplinas modifican sus fronteras para dar espacio a la colaboración, sin embargo, persiste una actitud cautelosa ante la circulación de las ideas. Las organizaciones con capacidad para resguardar información sitúan sus áreas de desarrollo e investigación en entornos muy controlados, yendo en dirección contraria al afán innovador de apertura, mientras los emprendimientos con recursos limitados, pero con gran capital de conocimiento y destrezas, demandan espacios para promover su valía ante quienes podrían dar impulso a sus emprendimientos.

Tal condición incide en la percepción del impacto transformador de la industria. Las organizaciones consolidadas, o de gran envergadura, orientan sus esfuerzos a mantener su posición en el medio, enfocándose a necesidades de orden práctico y pequeñas mejoras incrementales, a la vez que adoptan reserva ante cambios radicales que pudieran suponer una amenaza a sus fortalezas. Efectos visibles de ello son la actitud reactiva a los problemas y una pobre capacidad de anticipación, con su consiguiente negligencia ante oportunidades de diseño -las cuales presenciamos con frecuencia en la vida cotidiana– que requieren conceptos amplios e integrales de solución. Nadie podría recriminar las precauciones ante el riesgo, ni objetar la necesidad de estabilidad para un plan de desarrollo sostenido, pero es necesario propiciar una visión de futuro que incorpore elementos dinámicos a su estructura.

Imágenes conceptuales para impresos de difusión masivo donde se discuten aspectos sobre la tecnología y configuración urbana del futuro. Sheckley (1978) y otros.
Phineal©2017

En este escenario, el proyecto Imageniería ideado por Phineal, se plantea como una plataforma abierta para vincular entidades desarrolladoras de productos, profesionales especializados de diversas disciplinas (tecnología, ciencias y humanidades) y la participación abierta del público para la co-creación de bienes de consumo y servicios del futuro. Mediante un flujo de trabajo en línea, se presentan y someten a evaluación bocetos, infografías y modelos 3D de mejoras a productos ya existentes o respuestas anticipadas de diseño en escenarios futuristas, declarando necesidades y oportunidades latentes, susceptibles de ser desarrolladas por empresas actuales, emergentes o futuras. Concebida como una pizarra digital colaborativa y la etapa inicial de una metodología proyectual, esta iniciativa trae a presencia los fundamentos del diseño como una disciplina integral, donde comparecen las competencias de visualización y pensamiento creativo que la razón cuantitativa y utilitaria del último tramo del siglo XX había relegado a un plano posterior.

Hacia un modelo de apertura del diseño colaborativo.

La condición sistémica de un entorno de innovación efectiva ha de promover medios de colaboración entre agentes del proceso que conocen bien las necesidades, y aquellos que poseen el capital tecnológico o los medios para responder a ellas. En este contexto, el léxico de la metodología proyectual, las técnicas de representación gráfica y la declaración de objetivos transversales constituyen un sistema de comunicación que, a su vez, prefigura el propósito de un tipo particular de organización, una que puede anticipar escenarios y cursos de acción alternativos a los de una empresa convencional. El hecho de dibujar una idea –aun tratándose del boceto rápido apuntado en un meeting de café– no es simple ni casual, puesto que declara en papel el acuerdo en torno a un prospecto, y confiere imagen a un convenio creativo inexistente hasta ese momento; el trazo que define un concepto no es sólo el resultado de un grafismo espontáneo, sino el ejercicio de una destreza largamente cultivada en la reflexión analítica de la observación.

Esquema base para la ideación de un modelo de innovación abierta en una plataforma colaborativa.
Ya existen iniciativas que traspasan las barreras de la especificidad e incentivan una perspectiva holística que converge en soluciones innovadoras. Metodologías como el design thinking, el enfoque de la ingeniería concurrente y las estrategias de mejora continua (lean management, lean operations, lean manufacturing) han demostrado resultados en este ámbito, no obstante, suelen desarrollarse en espacios bien delimitados donde no afectan la comunicación interna entre áreas funcionales de la empresa. Un antecedente de la tendencia al cambio está en lo acontecido con las «Empresas B» que progresivamente fueron desplazando el concepto de Responsabilidad Social Empresarial, puesto que su aspiración renovadora demandaba compromisos más profundos de la organización; el impacto de instalar innovación en un lugar donde no suponga riesgo a las fortalezas ya instaladas es una contradicción en sí misma, puesto que deja el catalizador de cambio fuera de la estructura, que es la que debería adaptarse a la transformación del escenario en su conjunto.
La serie “Postales del futuro” y su difusión en redes sociales (2016). Gran variedad de comentarios en Facebook.
Phineal©2017

“Pues me sumergí en el futuro, hasta donde ve el ojo humano, la Visión del mundo, y todas las maravillas que vendrán; Vi los cielos rebosantes de comercio. Argonautas de velas mágicas. Pilotos del ocaso púrpura, descendiendo con suntuosos productos.”

Locksley Hall

–Lord Alfred Tennyson

Lo antes descrito es consecuencia de modelo tradicional de división del trabajo, erigido sobre el racionalismo de la temprana industrialización y que ha regido el desarrollo económico y tecnológico hasta décadas recientes. Basado en la protección del capital cognitivo, detenta el conocimiento generador de valor como un recurso privado para mercantilizar el resultado (el producto), estableciendo a la vez mecanismos de control para la difusión del capital intelectual y tecnológico. Una disrupción a esta dinámica fue la aparición de las redes sociales y el tráfico global de bienes informacionales, con una gran distorsión del valor del producto digital respecto al de sus componentes materiales, hoy convertidos en commodities por los volúmenes de producción en los grandes ecosistemas industriales del mundo. Presenciando hoy una especie de domesticación de la manufactura mediante la fabricación digital, el enfoque DIY («Hazlo tú mismo»), y la proliferación de los desarrolladores makers, la relevancia adquirida por la ideación y el proceso superan con creces la utilidad del producto; una persona en su casa podría descargar los modelos digitales de los utensilios de alimentación que usará la NASA para futuras exploraciones espaciales, y replicarlos para su mesa mediante una impresora 3D de bajo costo. Es el diseño como atributo inmaterial –no el objeto– lo que cuenta.

El modelo de Imageniería y el futuro

El proyecto Imageniería, de la división Solar Robotics de Phineal, nació como una propuesta creativa desde el concept art, para promover visiones de escenarios futuros y debatir las transformaciones socio-técnicas del presente, como la creciente conciencia respecto los recursos energéticos y una concepción más orgánica del entorno urbano, desde el objeto al paisaje. Su punto de partida, la serie «Postales del futuro» (2016) difundida en redes sociales, concitó la opinión de profesionales y público de áreas disciplinares especializadas como la ingeniería y el diseño, que aportaron argumentos desde su particular interpretación del material visual. En torno a esta primera experiencia, se planteó la creación de una plataforma abierta de proyectos en bocetos, planos, diagramas funcionales u otras formas de representación susceptibles de ser difundidos por medios digitales, entendidos como nodo de convergencia para la creación de valor y la formulación ideas desde el diálogo interdisciplinar.

Imagen alusiva a la colaboración en línea de la plataforma Imageniería con su logo y nombre corporativo.
La gestión de la innovación tiene mayor impacto al explorar el mayor número de interpretaciones de una idea, probando sus trayectorias posibles en múltiples aristas sin desestimar el concepto inicial, en cuyo caso, la base de conocimientos en el argumento de un proyecto le confiere a éste identidad y –por así decirlo– un código genético, emanado de los saberes y destrezas empeñados en su realización. Esta figura define la arquitectura del sitio mediante categorías temáticas y niveles de participación, como así también lineamientos y garantías de confidencialidad a las colaboraciones más avanzadas, para dar lugar al espacio dinámico de colaboración, en tiempo real, y propiciar alianzas en torno a una iniciativa erigida a partir de un esbozo. Imageniería es, expresado en términos ilustrativos, la manifestación de un clúster digital y ubicuo de alcances globales. Un usuario cualquiera, en libre navegación por la plataforma, tiene la facultad de suscribir con su apoyo un determinado concepto, el cual va adquiriendo validez por número, mientras que un profesional especializado puede aportar al desarrollo de un rasgo o atributo particular de una idea colectiva, presentándose al capital financiero y tecnológico de la industria, sus pares investigadores en la academia, o a un colega en otra latitud que invoca esfuerzos para llevar adelante una visión similar.
Proyecto Drone de Phineal desarrollado a partir del concepto expresado en una propuesta gráfica, representativo del método de Imageniería.
Phineal©2017

Una empresa con capacidad instalada e interés en desarrollar un determinado proyecto puede también plantear un desafío abierto a los integrantes del sitio, y los aportes de éstos ser promovidos en la plataforma, pero su valor no reside en los entregables de libre acceso, sino en el activo de conocimientos del aportante, quien puede contactarse a la organización patrocinante con resguardo de su exclusividad. En tanto el modelo heurístico y de navegación del sitio siguen en desarrollo para cautelar estas condiciones que otorguen confianza a sus usuarios, e incentive su participación en línea, las ideas puestas en juego ya esbozan los lineamientos de una metodología de trabajo colaborativo en torno al diseño, más en sintonía con el espíritu actual y los medios emergentes. Nuestro mundo de redes líquidas y sistemas técnicos resilientes que sortean crisis periódicas, nos han instalado el desafío de anticipar el futuro desde la inteligencia colectiva, y los modelos pedagógicos corren para estar a la altura de estos requerimientos, como es el caso de la enseñanza formativa STEAM (Science, Technology, Engineering, Arts and Mathematics). Conciliando creatividad y ciencia, la capacidad de imaginar las ciudades del mañana deja de ser un ejercicio de ensoñación ociosa y, progresivamente, adquiere la importancia conferida por la necesidad de revertir prácticas que han devenido en un estado crítico de la humanidad ante los procesos de producción, la tecnología, el acceso a la información y la energía.

Fuentes y referencias bibliográficas.

ACKOFF, RUSSELL (2006) Idealized design. How to dissolve tomorrow’s crisis today. EE.UU. FT Press.
ANDERSON, CHRIS. (2010) “In the new industrial revolution, atoms are the new bits” Wired Magazine, January 2010, I (25). EE.UU.
DUNNE, ANTHONY & RABY, FIONA (2013) Speculative Everything: Design, Fiction, and Social Dreaming. EE.UU. MIT Press.
HONEYMAN, RYAN (2014) The B Corp Handbook: How to use business as a force for good. EE.UU. Berrett-Koehler Publisher.
JOHNSON, STEVEN (2011) Las buenas ideas. Una historia natural de la innovación. Madrid, España. Turner publicaciones.
MASON, PAUL (2016) Postcapitalismo. Hacia un nuevo futuro. Buenos Aires, Argentina. Ediciones Paidós.
RIFKIN JEREMY (2014) La sociedad de coste marginal cero: el internet de las cosas, los bienes comunes y el eclipse del capitalismo. Barcelona, España. Ed. Paidós.
SHECKLEY, ROBERT (1978) Futuropolis. Impossible cities of science fiction and fantasy EE.UU. A & W Publishings.
VOGEL, CRAIG. CAGAN, JONATHAN & BOATWRIGHT PETER (2005). The design of things to come. How ordinary people create extraordinary products. EE.UU. Pearson Education, Wharton School Publishing.

Postales del Futuro 2053. Phineal@2017

Pin It on Pinterest

Share This